Aprovechando el cambio de temporada de armarios y vestidores, si es que se va de una vez este tiempo tan feo que tenemos estos días, quiero aprovechar y darte 8 TIPS indispensables de orden para tu armario para que puedas ponerte manos a la obra .

Antes de empezar, me gustaría que pensaras si esto te ha pasado alguna vez:

– Abres tu armario y esa frase maldita de…NO TENGO NADA QUE PONERME!! Si te fijas bien, normalmente está LLENO de NADA QUE PONERME. Mas bien suele estar saturado, lleno de cosas y mal organizado.

– Te vas a comprar ropa y compramos más y más y hay prendas que no les llegamos a quitar ni la etiqueta y se nos quedan camufladas con el resto. Ahora si, la hemos liado aún más!

Consejo: antes de ir a comprar, revisa qué tienes, qué te sienta bien y qué necesitas comprar

Ahora sí, allá vamos con los 8 TIPS para hacer el cambio de temporada.

1. SACAR TODA LA ROPA DEL ARMARIO. Pero cuidado, digo TODA: la de tu armario, la que hay en el trastero, la que está en el armario de la habitación de invitados, las cajas que tienes debajo de la cama, las 4 prendas que le caben en el armario de los niños,…  Necesitas ver la magnitud de lo que tienes entre manos.

Relájate, ponte música que te guste, escoge una zona donde tengas espacio y luz. Clasifica por tipos de prendas (abrigos, camisas, faldas, pantalones, …

2. DESCARTA: Revisa toda aquella ropa que ya no te pondrías porque no te gusta. Vamos cambiando y evolucionando y nuestra ropa debe ir acorde a ello. Tira todo lo que tenga manchas, porque sabemos que ya no se van y finalmente no nos ponemos esas prendas. Si hay prendas rotas, o las dejamos a parte para arreglarlas, si es que tienen arreglo, o sino…bye bye.

3. PRACTICA EL DESAPEGO: Normalmente utilizamos, como norma general, solo el 20-30% de todas nuestras prendas. ¿Cuántas prendas tienes de…”por si acaso”….”es que me costó muy cara”…”es que tiene muchas años y está como nueva aunque no me la pongo”…Esta tarea es la más difícil, lo se! Para ayudarte un poco en este momento “transcendental” deberías hacerte tres preguntas. Si cumples un SI en las 3, te lo quedas. Si por el contrario no las cumples, fuera!

  1. Me sienta bien? hay prendas que nos resistimos a guardar aunque cuando te da alguna vez por ponértela te la acabas quitando porque no te gusta como te queda o ya no es tu estilo.
  2. La he utilizado en los últimos dos años? anda que no hay prendas que pones y quitas del armario en cambios de temporada y que las saludas una vez al año para colgarla en la percha únicamente.
  3. Realmente la voy a volver a utilizar? esta es una cuestión comprometida porque nuestro cerebro, por aquello de acumular como si tuviéramos síndrome de Diógenes, acaba diciéndonos eso de “por si acaso”. Piénsalo bien, ahora que estas puesto/a con esto, se valiente!

4. COLOCAR Y CLASIFICAR: una vez tenemos seleccionadas las prendas que seguirán formando parte de nuestra vida, las colocamos por tipologías: abrigos, camisas, pantalones, blusas, camisetas, jeans, ropa interior, calcetines, etc.

5. LAS PRENDAS QUE HAY QUE COLGAR: de todas las prendas que te has quedado, debes saber que algunas están mejor colgadas y otras mejor en los cajones. Estas prendas son los abrigos, trajes, chaquetas,  vestidos, faldas y pantalones que no sean jeans. Solo si tienes sitio suficiente, pondremos también los jeans colgados.
Pero cuidado!!! no la volvamos a liar! Cada prenda debe ir en una percha.

El tema “perchas” es más importante de lo que parece, pues puede hacer que visualmente el espacio que consigas quede genial gracias a estos detalles:

  • Las perchas deben ser todas iguales. Elimina las de la tienda, la tintorería, alambre y plástico. A mí particularmente me encantan las que son finitas de terciopelo. Las hay en múltiples colores y las puedes adquirir en Corte Ingles, Primark (mis favoritas) y Amazon por un buen precio. Estas, mantienen muy bien la forma, tienen hendiduras que ayudan a sujetar algunas prendas y el terciopelo hace que no resbale.
  • Todas mirando hacia el mismo sentido y la ropa igual, es decir, que si ponemos la parte delantera de una camisa hacia la izquierda, el resto tienen que ir igual.
  • Abrochar un botón de las camisas, chaquetas y abrigos para evitar que se arruguen, se enganchen o se caigan.
  • Dejar distancia entre percha y percha como ves en la foto anterior.
  • La colocación y orden es muy importante, por eso, para organizarlas, piensa que las prendas debes colocarlas de mayor grosos a menor y de color oscuro a claro.

6. CAJONES Y ESTANTES. Las prendas que se recomiendan poner en cajones o estantes son las camisetas, jerséis, jeans, ropa interior, calcetines y pijamas.

Para ello debes tener en cuenta varios trucos:

  • No mezclar tipos de prendas ni temporadas. Cada oveja con su pareja.
  • No amontonar las prendas, pues esto dificulta la visibilidad y el acceso para ponértelas.
  • La utilización de separadores internos para cajones, es muy práctico y útil. Además te ayudan a mantener el orden. Puedes encontrar en Muji, Ikea y Amazon.
  • Si lo que tienes son estantes, puedes comprar cajas que vayan con tu estilo y decoración y guardar las prendas en formato vertical. De este modo ocuparan menos y se arrugan menos, ya que no tienen el peso de una sobre otra. La ropa debe tener espacio para “respirar” y así no se arrugará.

7. ACCESORIOS Y COMPLEMENTOS. Debes utilizar los mismos pasos que has realizado con el resto de prendas. Aquí tenemos el calzado, los bolsos, las corbatas, pañuelos, bisutería y otros complementos.

Son elementos muy importantes tanto para el look de un hombre como de una mujer, pues nos ayudan a conseguir la imagen y estilismo que queremos transmitir.

Los separadores internos de cajones son muy útiles para este tipo de elemento. Puedes adquirirlo en Amazon.

8. COMPRUEBA EL RESULTADO: ahora sí que sí! observa  tu nuevo armario y revisa que las prendas y complementos que tienes son adecuados a tu estilo de vida, laboral y social, siendo versátiles, combinables y de calidad.

Ahora que ya tienes todo a la vista, puedes ver qué prendas te hacen falta para completar los looks. Comprarás de manera más inteligente y de forma menos compulsiva.

 

Verás como ahora por las mañanas es más sencillo escoger el look que vas a llevar para comerte el día!Espero que hayan sido útiles estos 8 consejos para hacer el cambio de temporada y estamos deseando que nos digas si lo pones en práctica.

Si tienes hijos, es una estupenda manera de enseñarles a mantener orden en su armario y facilitarles el guardado posterior de las prendas. Además, podrás ver con claridad qué les hace falta para la nueva temporada antes de lanzarte a realizar las compras.

Si por lo contrario, no sabes por dónde empezar y no tienes tiempo, o simplemente estas cosas no van contigo pero sabes qué necesitas hacerlo, nosotros podemos hacerlo por ti. Para eso estamos 

Cuéntanos tu caso y  haremos una valoración personalizada de tus necesidades y deseos. Puedes escribirnos directamente a través del chat que encontrarás en la esquina de la web o haciendo click aquí